News and Articles

manzano1 web

Entusiasmo y esperanza son quizás las palabras que mejor califican la manera en que se inició este año 2016, en el seno de la Ecoescuela El Manzano, Chile.

El 4 de enero, 10 entusiastas, originarios de Chile, Brasil, Perú y Panamá, empezaron el curso de Educación para el Diseño de Ecoaldeas (EDE), y arrancaron así una aventura transformativa de un mes de aprendizaje tanto colectivo como personal.

El EDE, suministrado por el equipo de la ecoescuela El Manzano, y certificado por Gaia Education, se puede describir como una verdadera experiencia de inmersión, ofreciendo lecciones que van mucho más allá que la mera teoría. A través de una combinación variada y equilibrada de actividades teóricas y prácticas, el curso EDE permite descubrir el tema del Desarrollo Sostenible desde una perspectiva holística, explorando las cuatro dimensiones: ecológica, económica, social y visión del mundo. Con el fin de abordar cada dimensión en todos sus aspectos, los participantes fueron invitados a participar tanto en clases de introducción a los principios de base de los conceptos como en actividades visuales interactivas y también aplicar lo aprendido mediante el desarrollo de proyectos de diseño en grupo.

manzano3 web
manzano2 web
manzano4 web

A lo largo del itinerario de cuatro semanas, los alumnos recorrieron un verdadero viaje de metamorfosis, liberaciones y cuestionamientos, cuyo destino era profundo: aspiraban no sólo a transformarse como ser humano, sino también reconocerse en comunidad y profundizar en sociedad. Empoderados por las herramientas, conocimientos y el apoyo adquiridos, los participantes salieron llenos de inspiración y dispuestos para catalizar los procesos de transformación tan necesarios en los tiempos en los que estamos viviendo. Podemos afirmar, sin lugar a dudas, que El Manzano ha regalado al mundo 10 agentes de cambio nuevos.

Y la experiencia no sólo ha sido beneficioso para los participantes, sino que también se quedará para siempre en la mente del cuerpo docente y de los organizadores. El equipo agradece haber podido ofrecer de nuevo esa oportunidad, ese poderoso espacio de enseñanza y apertura al cambio paradigmático y a la regeneración ecosocial.

Además, con cada EDE que proporcionan, al observar los cambios de ritmo e interacción entre los distintos grupos, así como la diversidad de culturas y hábitos que cada uno trae, los docentes van aprendiendo a su vez, y van adquiriendo nuevas perspectivas para añadir al curso en el futuro.

De la historia de lo que se vivió en El Manzano se debe extraer una moraleja. El diálogo, el intercambio y la pura voluntad de aprender unos de otros constituyen los pilares de la cooperación, una cooperación que constituye la clave para vencer los desafíos a los que todos nos estamos enfrentando.

La creación de un futuro sostenible para el Planeta y su población es un fin común y global.